Desacuerdo con todo: Plasmación dolorosa.

martes, 26 de junio de 2012

Plasmación dolorosa.

Placentera la sensación de sentirte realizado, plasmando unas cuantas líneas de un manantial de malos sentimientos que fluyen y fluyen, y no sabes donde desembocan. Porque algunos sentimos necesidad de expresar nuestros dolores interiores? Quizás porque ésta existencia nos parece efímera. La vida no son dos días, la vida es un día. Ese día, es el día en el que despiertas de un profundo sueño llamado "rutina", y te das cuenta de que todo da un profundo asco a tu alrededor. Ese día empiezas una vida nueva, llena de color y tintes alegres, vivos, llamativos.

Qué ocurre entonces? Que algunos somos tan jodidamente realistas, también llamados "pesimistas", o "derrotistas de mierda", que no nos gusta ese colorido. Odiamos esos colores vivos, odiamos esos tintes alegres y esas sonrisas en todas partes. La razón? Es todo una vulgar apariencia.

El cielo es azul, el fuego quema, las mujeres tienen secretos, y la vida no es bella.
De algunas cosas te das cuenta tomando experiencia de cómo son las personas. Dicen que hay buenas y malas, y tienen toda la razón. Pero dentro de lo malo, está lo malo, y lo peor. Y lo jodido de la cuestión, es que está atiborrado de gente que no vale un centavo. La mayoría de gente me da una especie de asco profundo, y la atormentante sensación de que todo es patético.

En el momento en que te das cuenta del grado de maldad exgerado que posee alguna gente, puedo afirmar por experiencia, que la vida en si pierde bastante sentido. Tu día a día se convierte en una posición defensiva contínua, una especie de escudo humano interior que desarrollas, y te impide ver lo bueno de las personas. Crees que todo el mundo te va a causar dolor, y terminas por relacionarte más bien poco. En ese momento te llaman "antisocial", o "no adecuado para relaciones". No sólo las has pasado putas, sinó que encima te dejan de lado porqué te cuesta abrirte.

Con cosas como ésta y muchas más, vas despertando de ese sueño que vives al principio. Ese sueño que te hace ver la parte buena y la parte mala de las cosas. Ese sueño que te hace ilusionarte al conocer a una persona. Terminas por ser una persona inerte, enterrado en vida. Nada te sorprende, nada te deja boqueabierto. Te deshumanizas. Eres capaz de escuchar la historia más conmovedora del mundo, eres capaz de ver a tu mejor amigo llorando porqué su madre ha muerto, y ni inmutarte.

Y es triste que sea así. Es triste que las malas experiencias sean las que mas nos influyan. Es triste que con el tiempo sólo se recuerden las malas acciones. Que nuestras buenas intenciones se pierdan en el polvo, que todos los buenos actos se olviden. Que todos los gestos amables se disuelvan en el caos de la mente humana.

Entonces, ¿Para qué esforzarse? ¿Para qué tener gestos amables? ¿Para qué ser... una persona?

Quien tenga la respuesta, me gustaría sinceramente que me lo explicase. Yo aún no la he encontrado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario