Desacuerdo con todo: Días propicios para cagarse en todo.

miércoles, 12 de junio de 2013

Días propicios para cagarse en todo.

Pues sí, son las 2:28 de la madrugada, y estoy de una mala leche que espanta. Más que mala leche, podría decirse que es leche podrida, directamente, una leche en plena putrefacción.

Realmente, es uno de esos días en los que no entiendes el comportamiento de ciertas personas, y la solución más fácil, en algunos casos, sería coger el palo de madera que más a mano tuviera, y saltarles a esas personas, todo lo que viene siendo, sus piezas dentales.

Algunos simples ejemplos podrían ser :



-El cara dura de turno, que se cree que las plazas de aparcamiento en plena calle son suyas, y se dedica a poner una valla de madera enmedio de la plaza, para que no aparque nadie.

Solución : Quemarle el coche, y luego, saltarle los dientes. (O saltarle los dientes mientras arde su coche.)




-El dependiente imbécil que te trata de tocacojones y de pesado cuando vas a la papelería a comprar un puto Tipp-Ex (cómo si a mi me apeteciera UN MUNDO ENTERO ir a comprar un jodido corrector a su basurosa papelería).

Solución : Quemar la papelería con él dentro (aunque no sea él el propietario, existen los daños colaterales), y seguidamente, saltarle los dientes.



-La vecina gilipollas que se dedica a andar CON TACONES a las CUATRO DE LA PUTA TARDE cuando intentas echar una siesta de media hora antes de volver al trabajo.


Solución : Hacerle tragar los tacones (ENTEROS), mandarla al hospital, y una vez en el hospital, saltarle los dientes. (También le puedes saltar los dientes con los tacones, y así aprovecha el viaje al hospital y seguidamente al dentista.)




-El crío chulito del grupo de amigos, que se te sienta en el capó del coche cuando estás detenido en un semáforo, para demostrar sus grandes dosis de hombría y testosterona, delante de sus imbéciles, burdos, asquerosos, repelentes, odiosos y repugnantes coleguitas de clase.


Solución : Meterle la cabeza dentro del capó (ya que tanto le gustan los caposes), cerrarlo de golpe, y exprimir al máximo las revoluciones del automóvil, para que viva de cerca el impacto del monóxido de carbono en su pringosos/as pulmones y fosas nasales y las partículas de podredumbre que rezuman del filtro de aire.



-Que entres a la hora que entres al edificio en donde vives, el día que sea, sea fiesta o laborable, o haya tenido lugar el armagedón más apocalíptico, SIEMPRE esté el ascensor ocupado durante CINCO PUTOS MINUTOS (cosa que no hace mucha gracia cuando vienes cargado con 20 bolsas del super, o cuando vuelves a casa después de currar doce horas seguidas)


Solución : Ya que les gusta coger el ascensor aunque sea para joder, meterles a TODOS sin excepción dentro de éste, y cortar el cable, para respectivamente estamparles hasta el fondo.




Y sólo son algunos ejemplitos de la espiral de incongruencia e incomprensibilidad humana que nos rodea.

Si habéis tenido un día así, o lo tenéis normalmente, CAGAOS en todo indiscriminadamente, y sin tapujos ni remordimientos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario