Desacuerdo con todo: Los comerciales del siglo XXI : La publicidad de mierda

miércoles, 21 de agosto de 2013

Los comerciales del siglo XXI : La publicidad de mierda

Pues sí amiguetes y piojosos desacuerdistas, la publicidad de hoy en día es una mierda.


Supongo que no he descubierto la sopa de ajo, y la inmensa mayoría de vosotros ya os habíais percatado de éste interesante dato.

Resulta, que por una de esas casualidades de la vida, soy técnico superior en comercio y marketing (cuidao' conmigo) y hay anuncios que no sé por donde cogerlos, ni con pinzas.



¿Qué es la publicidad? ¿Qué son los anuncios?


Básicamente, son un instrumento de promoción y divulgación de un producto, el cual hay que trabajarse para que un producto no caiga en el olvido, o simplemente para presentar uno nuevo. Los anuncios pueden presentarse mediante diversas vías, como ya sabéis, a elegir : La radio, la televisión, medios de comunicación escrita, marquesinas en las calles, etc.


La vía más odiosa, molesta, vomitiva, desagradable y pesada, es la televisión. Sólo deciros, que la inmensa mayoría de anuncios están dirigidos a gente imbécil, a gente corta de entendimiento.

Suena un poco fuerte, lo sé, pero es así. Los anuncios están diseñados y pensados para que la gente tonta, se convenza rápidamente de que un cierto producto, es el mejor que existe en el mundo. La publicidad, intenta (y consigue) que una panda de enanos mentales se hagan con una idea fija, y acaben comprando un producto más inútil que el hijo de la Pantoja.

Los anuncios manipulan, juegan con los miedos/necesidades/sentimientos de la gente, mienten como bellacos, y nos prometen un mundo perfecto, lleno de preciosos matices.

Teniendo en cuenta que un porcentaje altísimo de la población es imbécil, es lógico que la publicidad siga siendo útil para productos que no sirven absolutamente para nada, y que al final acaben vendiéndose como churros.

¿Los ejemplos más sonados? Hay realmente casos que superan lo surrealista. Vamos a analizar el nivel de imbecilidad necesario para comprar dichos productos, y al público a que van dirigidos.


Power Balance : Milagrosa pulserita, la cual tenía unos efectos inmediatos e permanentes en el cuerpo humano, asegurando mejorar la flexibilidad, la agilidad, el estado físico de la persona, y reforzar la capullez mental en un grado altísimo. Obviamente, era todo una puta mentira, pero vendieron millones de placebos inútiles de éstos. Por suerte de la vida, se les acumularon tantas denuncias, que al final la empresa quebró.

Dirigido a/Clientes potenciales : Imbéciles en general. (I)


Vital Joya : Consiste en exactamente lo mismo que el Power Balance, pero para gente aún más corta de cabales. También aseguraba terminar con el estrés, el lumbago, el cansancio, y hasta tener erecciones más satisfactorias. La pulserita te regulaba el "biomagnetismo" del cuerpo, a partir de la avanzada "teoria de los imanes" y su "alta tecnología de infrarrojos". Para terminar ya con un par de huevos, ésta mierda inútil estaba hecha de oro y germanio, razón de más para subir su precio hasta los 119,99€.

Dirigido a/Clientes potenciales : Imbéciles al cubo (I³)


Fajas reductoras de la teletienda (hay cientos para escoger) : Fajas milagrosas, las cuales tenían unos grandiosos y magnánimos efectos estando tumbado en el sofá, e incluso tragando como un cabrón en el McFocald's de la esquina de tu casa. Te la ponías treinta minutos al día, y reducías cuatro tallas de cintura, ganabas firmeza e incluso empezabas a parecerte a Megan Fox en un día malo.

Dirigido a/Clientes potenciales : Gordas imbéciles, viejas tontas, vagas de mierda, personas que no mueven el culo ni para ir a plantar un pino, mujeres idiotas en general : Gilipollas de pensamiento, al cuadrado. (G²).



GYM Form Total Fitness : Aparatito de electrodos, el cual lanza unos impulsos sobre tus músculos, para volverlos más grandes, fuertes y definidos. Tengo que decir, que he probado ese aparato, y no funciona mal cuando ya estás medianamente entrenado y no te sobran dos-cientos kilos de masa grasa. Eso sí, el aparato lo presentaban como un milagro contra la gordura, diciendo que el mismo, te ayudaría a perder los veinte kilos de barriga cervecera estando sentado en el sofá, o que te ayudaría a drenar toda la celulitis que tienes incrustada en las piernas de no mover un dedo, y estar todo el día tirada en el puto sofá viendo culebrones. No sólo te prometía dejarte como un fideo en un par de días (y además, sólo durante 10 minutos al día), sino que además tendrías unos abdominales fuertes y definidos (uno de los grupos musculares más sacrificados y difíciles de sacar a la luz).

Pues nada, otro producto que no es inútil del todo, pero ni mucho menos llega a una cuarta parte de lo que aseguran y prometen.

Dirigido a/Clientes potenciales : Pues el mismo público que el de las fajas reductoras, pero que encima, además de perder peso quieren ponerse como Van Damme. Es decir, disminuídos mentales elevados a 32.

(Dm³²)




Yo realmente creo, que las personas que seguís éste Blog, no sois tan sumamente imbéciles como para comprar un producto que no tiene ni putos pies ni puta cabeza, espero no equivocarme. Por si acaso, tened cuidado, porqué a veces son jodidamente convincentes.



Un saludo amargados!










No hay comentarios:

Publicar un comentario