Desacuerdo con todo: Fiestas universitarias : El 90%, una puta mierda.

viernes, 21 de febrero de 2014

Fiestas universitarias : El 90%, una puta mierda.

Ah, las famosas fiestas universitarias. Esas inacabables noches de desfase y desenfreno, de desternille y descouynte, de pitorreo y escarnio a la seriedad y a la serenidad. Esas orgías entre sementales y zorras empedernidas, ese despiporre entre alcohol y drogas, que desemboca en una monumental y merecida resaca al día siguiente. Ah, esas fiestas, son tan legendarias como populares y envidiables.


Bueno, cabe decir que todo ésto es una puta mentira. Una mentira de mierda, propiamente dicha.


Es cierto que existen esas fiestas, pero brillan por su ausencia. Vamos, que te las encuentras en los Estados Unidos de América, con cámaras por todas partes, y billetes que asoman por las carteras de los productores pornográficos más sedientos de cocaína o crack.

Todos hemos visto alguna vez algún videoclip o alguna película pornográfica, en la cual aparecen estudiantes y más estudiantes de entre 18 y 25 años, fornicando a diestro y siniestro, unos con unos, otros con otros, y otras con otras sin freno ninguno, inmersos en una espiral sexual sin final y pecaminosa.


Parece que eso se ha convertido en una especie de "referente", y ahora la mayoría de las personas en cuanto escuchan "Fiesta Universitaria" lo relacionan con un fiestón de no-te-menees, cincuenta chicas por pene cuadrado y mucha bebida. O en su defecto, algo más light, una discoteca con muchas féminas con ganas de morrearse con cualquiera, como poco.


Vuelvo a repetir que todo ésto es una puta mentira. Una distorsión de la realidad más penosa y triste, en la que no hay nada. Por no haber, no hay quien aguante más de dos cubatas sin caerse al suelo. Me explicaré.



No tengo la certeza de cómo funciona en otras comunidades autónomas, pero en Catalunya, cada jueves se celebra una "fiesta universitaria" en multitud de locales en cada ciudad. Con motivo de los exámenes finales o trimestrales, los establecimientos de ocio nocturno titulan éstas noches como "algo especialmente creado para universitarios", que necesitan evadirse después de la larga semana de exámenes y trabajos.



Y bien, desde hace mucho tiempo la gente ha conectado directamente el concepto "Universidad" con "fiestas salvajes", por culpa de jodidas putas bazofias cinematográficas producidas en los EE.UU, tierra en donde la gente nace, crece y muere en una espiral de enajenación mental. Películas como "American Pie" , o "Party University", han creado una absurda utopía, en la que hasta el universitario más feo que puedas imaginarte, se beneficia a dos tetonas buenorras, mientras a tí se te cae la baba y te cagas en su suerte.


Nada más lejos de la realidad, porqué como ya hemos comentado antes y además todos sabemos, esas fiestas salvajes en las que siempre pillas cacho con toda facilidad, sólo se dan en dos ocasiones :

1- Si eres un famoso que puede permitirse pagar la suficiente cantidad de droga para todas las prostitutas.
2- Si estás trabajando para una productora que se llama Brazzers, concretamente en la serie de películas porno "Only18Girls".


Hay que dejar claro un concepto : Las chicas que aparecen en los vídeos musicales relacionados con fiestas estudiantiles, o en vídeos pornográficos del mismo estilo, NO SON ESTUDIANTES REALES. Siempre existe ese gran porcentaje de imbéciles de pensamiento, que realmente se creen que todas esas chicas saben hacer algo más que felar penes a diestro y siniestro.


Dejando de lado la idea de ser un privilegiado como los mentados, pasemos a la cruda realidad. ¿Cómo son realmente las fiestas universitarias?

No quiero generalizar. No voy a dudar que alguna fiesta suelta habrá habido y por haber, haya sido increíble y lasciva a más no poder, pero eso no sucede NADA a menudo. La palabra "universitaria" no debería suponer un factor más al ideal "morboso". Las putas, putas son, sean universitarias o no.


Yo voy a hablar de lo que he vivido. No soy universitario ni mucho menos, pero tengo varios amigos y conocidos que me han invitado a muchas de esas fiestas. Puede decirse que no voy a hablar de una sola experiencia, si no que se trata de una sucesión de días en diferentes sitios y en diferentes días.


La tónica real de una "fiesta universitaria" en la que no haya dinero o cámaras de por medio, es muy distinta a la que se creen muchos. Básicamente consiste en una DESPROPORCIÓN RIDÍCULA entre chicos y chicas. Por cada chica que hay en esa fiesta, hay veinte tíos que están buscando una como ella.

Primera conclusión : "En las fiestas universitarias liga todo el mundo" MENTIRA COCHINA.


Sigamos. Por si no fuera suficiente entrar en un local, y ver que el 75% de los fiesteros son hombres, luego viene el factor "Ni como, ni dejo comer". El perro del hortelano vamos. Ese 25% restante que son chicas, son unas COMPLETAS ESTRECHAS. Para acabarlo de arreglar, todas van en grupitos de 4 o 5, y crean una especie de blindaje natural en forma de corro, que hace IMPOSIBLE penetrar en ese círculo. -nunca mejor dicho-.


Segunda conclusión : "Las fiestas universitarias están repletas de chicas liberales" MENTIRA PODRIDA.



Yo soy un acérrimo aficionado y amante de la bebida. Me suele gustar imaginarme una retahíla de Whiskies con hielo esperándome en la barra de un bar cualquiera, y degustarlos con fruición uno por uno.


En éstas fiestas, sólo te encuentras con gente ahogando en el alcohol la pena de no haberse comido un rosco en toda la noche. Cuando la idea es totalmente la opuesta, disfrutar de un buen tequilazo mientras te morreas con dos morenas, ¿No?

El perfil común es de un tío borracho perdido después de haber bebido un par de vasos de alguna bebida alcohólica, fardando de su aguante de niño de tres años, y repitiendo como si se tratara de un mantra "Vaya fiestón me estoy pegando", autoconvenciéndose de que está siendo una noche inolvidable, y no otra fiesta de mierda.

Tercera conclusión : "En esas fiestas todos beben como cosacos" MENTIRA DE MIERDA.


En mi humilde opinión, DESMIENTO totalmente todos los mitos en cuanto a las fiestas universitarias respecta. He asistido a varias, y todas me han parecido un desesperante coñazo elevado al cubo.

Es totalmente negativo para mí que hayan ganado fama de fiestones y desenfreno, ya que eso atrae a una cantidad astronómica de tíos buscando a alguna jaca, y las pocas jacas que hay son unas calientabraguetas.


Demasiados tíos, garrafón, tías vestidas de gala que miran mucho y hablan poco, estrechas por todas partes, tíos con la cremallera fácil aguantándose sin decidirse, borrachos varios por la sala, música pachanguera y facilona, gente hablando de temas aburridos, y para más inri, habiendo pagado entrada la mayoría de veces.


Os aseguro que no os perdéis nada, palabra de honor. He pasado noches muchísimo mejores en el bar de debajo de mi casa, compartiendo barra con un albañil y una camarera, hablando de como ha ido la semana y de la crisis.





















No hay comentarios:

Publicar un comentario