Desacuerdo con todo: Hablemos de cine, y de cagamiento.

domingo, 2 de febrero de 2014

Hablemos de cine, y de cagamiento.

Saludos, mis pringosos adeptos al despotrique.


Por si no lo sabíais, soy bastante aficionado al cine. Más bien, soy aficionado al buen cine.


¿Cuál es mi concepto de "buen cine"?


Para mí, disfrutar del buen cine depende de unas cuantas variables que no suelen cambiar casi nunca ; Una buena trama, diálogos sobrios, acciones y reacciones inesperadas, un argumento que enganche, que te deje en vilo y no seas capaz de no verla entera.

No me entendáis mal. No estoy intentando hacerme el pseudo-hipster de pacotilla, y ni mucho menos estoy diciendo que sólo me gustan las pelis de Tarantino, alguna suelta de Woody Allen, y cómo no "Pulp Fiction".

Pues sí, me gusta lo que acabo de mencionar, pero sin dejar de gustarme el brillante John McLane, encarnado en Bruce Willis en "La Jungla de Cristal", o el Joe Hallenback de "El último Boy Scout", así como Nicolas Cage en "Leaving Las Vegas".

En resumen : Que siempre busco como mínimo UNA sola buena razón (o dos) para continuar viendo un filme durante dos horas, o las que sean propicias. A todo ésto, ayer tuve una de las mayores decepciones cinéfilas de mi vida, y no estoy exagerando.

He visto muchas películas malas. Para mí hay dos clases de películas malas : Las que son tan jodidamente malas, que te provocan unas carcajadas incontenibles dado a la mala gestión de la dirección, los actores nefastos, los diálogos inverosímiles, las intervenciones gratuitas e incongruentes o muchos otros factores que pueden influir. Y de otra parte, las que son jodidamente malas, pero además sin gracia ninguna, y acabas marchándote del cine, indignado perdido y cagándote en toda la madre que parió al director y más.

Ayer, sábado noche (sí, el de la fiebre), se levantó un jodido puto viento gélido a las 21:00 de la noche, después de todo el día de hacer un clima estupendo. Básicamente, todo el mundo se rajó de salir, y me quedé en mi reputísima casa un sábado, sin saber qué cojones hacer. El nivel de mala leche que supone llevar todo el día en casa esperando a la noche para salir a emborracharse, y que el VIENTECITO de las pelotas te mande a tomar por culo toda la noche, es ALTÍSIMO.


Vamos, que a la 1:00AM estaba en la cama, con iPad en mano, esperando ver alguna película que me salvase esa noche de mierda que se me presentaba.

Entré en una página de películas de estreno, y me decanté por "El Lobo de Wall Street". Me habían hablado estupendamente de esa película, contaba con unas estupendas puntuaciones en FilmAffinity, que suele ser mi página web de confianza para guiarme antes de ver una película o no.


La película no podía ser mala. Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio en un esperado largometraje que llevaban meses publicitando por todos los canales y por internet. Una de las películas más esperadas de 2013, con millones y millones de espectadores en su currículum vitae.


Bueno, después de diez minutos de película, hay que decir que ya me sentía bastante incómodo. Semejante cascada de palabras soeces, prostitutas desnudas de manera gratuita, personajes secundarios lerdos a troche y moche, bromas fáciles, chistes estereotipados...

No quise juzgarla antes de tiempo, y aguanté una hora más, en la que se siguieron repitiendo las mismas escenas, y la retahíla de insultos y palabras groseras constantes : Hijo de puta, puta, puto, maldito cabrón, bastardo, gilipollas, eres un puto gilipollas, maldito cabrón, cabronazo, tu madre es una zorra, joder, mierda joder, puta mierda joder...

Digamos que cada frase que decían iba acompañada de un insulto, o de una palabra que te hacía sentir bastante estúpido. Por no decir que la película dura tres horas de reloj, en las que se repiten los mismos sucesos de los primeros diez minutos.

Una película malísima con un enorme presupuesto. Si no fuese porqué aparecía DiCaprio de por medio, me habría creído que es la típica peli Yanqui de un director de clase B, con esos diálogos descafeinados a más no poder, escenas repletas de drogas y gente haciendo básicamente el GILIPOLLAS, de la manera más chabacana posible.

La imagen de los Brokers o agentes de bolsa que te llevas después de esa película, es de una panda de desequilibrados mentales, drogadictos y puteros baratos, totalmente superficiales y sin sentimiento ninguno, que sólo viven por y para el dinero, sin ningún tipo de perjuicio. 

La película va acompañada de escenas de barbaridad gratuita, como uno de los agentes comiéndose un pez naranja sacado de una pecera y masticándolo con fruición, PORQUÉ SÍ. Así como peleas a hostia limpia en medio del puesto de trabajo, ya que todos los trabajadores van puestos de crack.

Infidelidades constantes, locales de alterne, alguna que otra orgía gay, prostitutas en todas y cada una de las escenas de la película, excesos, bebida, cocaína a cada cinco minutos... Todo eso perfectamente combinado con el pertinente géiser de insultos que he mencionado antes.

El estereotipo masculino de esa película consiste en un putero drogadicto infiel y materialista, centrado en montar orgías con sus compañeros de trabajo, que engaña al más débil o ignorante para enriquecerse.

No faltan tampoco los típicos discursitos en plan "American Way of Life", cómo no, a grito pelado. Si sólo se diera ese discurso una vez en toda la película, aún lo podría soportar. Pero es que cada dos minutos, te encuentras con DiCaprio en una sala llena de gente, vociferando como un desquiciado, soltando barbaridades de tres en tres, mezcladas con interminables hileras de insultos y remezcladas con frases motivadoras.

Por no hablar de la cantidad de veces que humillan, vejan, insultan y dejan por el suelo a algún personaje secundario que pasaba por ahí, de manera injustificada y realmente DEPLORABLE.

Mi crítica y conclusión de la película ya os la podéis imaginar : Penosa. Lastimosa, deplorable, vergonzosa, facilona, populista, chabacana, angustiosa, aburrida a ratos, ofensiva para el espectador con un mínimo intelecto, carente de matices cinematográficos de peso, demasiado larga para lo que tiene que ofrecer. Te incomoda a cada rato. No es ni una comedia ni un drama. No es una crítica social ni tampoco una película para ver con la familia. Si te llevas a un amigo a verla, te acabará escupiendo en la cara. Si te llevas a tu novia a verla, igual terminas la película soltero.

Mi consejo es que nunca la veáis, a no ser que llevéis tal sobredosis de éxtasis que necesitéis flipar un poco más a toda costa. O eso, o que estéis buscando una buena excusa para suicidaros y no encontréis para alquilar "A Fuerza de Músculos", de  Schwarzenegger.
















No hay comentarios:

Publicar un comentario