Desacuerdo con todo: Anti-personas de un lugar llamado mundo.

viernes, 26 de septiembre de 2014

Anti-personas de un lugar llamado mundo.

Supongo que cualquier persona que tenga dos dedos de frente y un puñado que vivencias por contar, es consciente de que la sociedad es como un gran manicomio. Poco a poco, todos nos vamos dando cuenta del nivel de incoherencia y estupidez que contienen muchas de las situaciones en las que nos vemos envueltos en nuestra vida diaria.


El ser humano en el fondo, es el animal más irracional que existe. Muchas veces nos emperramos con ahínco a ver las cosas de un modo especial, simplemente porqué han llegado en el momento oportuno para nosotros. En un tiempo "X", todo se va al garete y nos mentimos a nosotros mismos, repitiéndonos que en el fondo ya sabíamos que ocurriría.


Las moralejas que nos tenemos que llevar de las malas experiencias con otras personas son de diversa índole y tienen muchos enfoques, indudablemente. Una de las más importantes y comunes, es aprender a distinguir a las personas buenas de las malas.


Es enormemente difícil aprender a distinguir a la gente buena de la que no lo es. Se esconden en la multitud como víboras hambrientas, y te devoran con fruición antes de poder darte cuenta. Hay que tener en cuenta que hay personas que son adictas al caos. Para algunos, la mayor adicción es la cocaína, para otros, el Bourbon y para los últimos, el desastre.


Es importante saber decidir cuando inmiscuirse en una situación o no, valorar los pros y los contras y ante todo, pensar en nosotros mismos. Es complicado describir con palabras la sensación de un derrumbe emocional en el momento en el que menos lo esperabas, de quien menos lo esperabas.

Aunque suene tópico, de cada piedra aprendemos. La integridad moral es algo que no tiene un baremo exacto, así que es lógico que nos encontremos con personas que desconocen de su existencia.


Recomiendo muy encarecidamente siempre preguntar a gente de confianza cómo actuar cuando nos veamos acorralados por algo. Dejando claro que nosotros somos quienes decidimos acerca de qué hacer finalmente, es importante compartir la experiencia para poder obtener diferentes puntos de vista, para poder enfocarnos desde las putadas ajenas.


Evitando ser derrotista o pesimista, hay muchas personas buenas, muchísimas. Ésto es una humilde advertencia a todos aquellos incautos que van abriéndose sentimentalmente hacia los demás a diestro y siniestro.


Hay personas perdidas en la vida que nos confundirán, nos manipularán, nos utilizarán, nos tratarán con la crudeza más dulce y adictiva del mundo, convenciéndonos de que todo irá bien bajo todo concepto. Lo peor, es que muchísimas veces esas personas no se dan cuenta de que nos van a destruir de la manera más cruel, anímicamente hablando.


A veces, lo especial que nos parezca una situación en nuestra vida es directamente proporcional a las ganas que tengamos de encontrar ese "algo" especial, sea lo que sea.


Debemos tener cuidado, ser cautos y consecuentes y JAMÁS subestimar nada ni a nadie.



Proteged vuestros valores del interés ajeno, con la vista y el olfato de un gato montés.




No hay comentarios:

Publicar un comentario