Desacuerdo con todo: ¿Qué hay de nuevo en tu vida?

viernes, 26 de diciembre de 2014

¿Qué hay de nuevo en tu vida?

Todos nos hemos encontrado a alguna vez a ese típico viejo conocido al que no vemos desde tiempos ancestrales. Esa típica persona que puede (o no) haber significado algo en algún momento de nuestra existencia, y que por circunstancias de la vida hemos perdido contacto con ella.

Suele ser incómodo. Aprovecho para hacer apología de lo cruda que es la vida en éstos aspectos. Me resulta enormemente duro e inasumible ver de vez en cuando personas que formaban parte de un día a día para mí, y no tener NI PUTA IDEA de qué tema de conversación sacar. No hay nada que decirse, no hay nada que contarse. Nuestras vidas han ido en direcciones tan jodidamente opuestas que nos encontramos a las antípodas uno del otro.

Sé que es natural, pero siempre pensaré que es una gran y olorosa mierda que las cosas sean así. Ver por la calle a un amigo de la infancia y tener impulsos de cruzar la acera para que no me vea, y no por mala educación, sinó porqué sé que me lo agradecerá.

Aunque dos personas lleven mucho tiempo sin verse, deberían de poder hablar sin tapujos ni incomodidades de cómo les ha ido la vida, y no por compromiso. Por desgracia, sólo un puñado de personas en ésta vida seguirán teniéndote la misma confianza que siempre después de haber pasado "X" tiempo sin verse.


Volviendo al tema, a todos nos ha ocurrido lo que acabo de mencionar y también el hecho de conversar con alguien que te pregunta "¿Qué hay de nuevo en tu vida?


En ese momento es cuando realmente te lo planteas, porqué no sueles hacerlo. Absolutamente NADA.


Y cuando digo nada, significa NADA. Que no haya nada de nuevo tampoco significa que me disguste mi rutina, simplemente se repite día si y día también, sin dar lugar a treguas.

Lunes, martes, miércoles, jueves, viernes, sábado, domingo. Coche, trabajo, amigos, casa.


Y ese es el resumen de mi vida. Últimamente ya no me apetece ni quejarme de la pringosidad que envuelve el mundo en el que vivimos.


No sé, a veces siento como si estuviese desperdiciando la vida. Al fin y al cabo, hagas lo que hagas, acabarás estancándote en una rutina de la que es muy complicado salir.

Trabajar, pagar, trabajar, salir, trabajar, trabajar y más trabajar, y hacerse viejo.


Definitivamente, no me gusta la manera en que las cosas están montadas.




No hay comentarios:

Publicar un comentario