Desacuerdo con todo: Argumentario digno de pollinos y otros équidos.

martes, 24 de febrero de 2015

Argumentario digno de pollinos y otros équidos.

Hoy me ha ocurrido algo verdaderamente notable, a mi parecer. Por vías que no vienen al caso, he entablado conversación con alguien que no conocía de nada, corriendo así el peligro de que fuese un gran enano mental y dejarme el resto del día de mala leche.


Verdaderamente ha sido así. Sinceramente, creo de manera firme y con convicción que las personas que sueltan imbecilidades a diestro y siniestro deberían estar sumergidas en un volcán de mierda incandescente. Entiendo que no todo el mundo tiene un mínimo de objetividad ante las cosas, pero hay límites que prefiero no superar por miedo a que me de una embolia por mala irrigación cerebral.

Voy a intentar recrear la conversación con la mayor precisión posible. (La ha empezado la otra persona).

----------------------------------------------------------------

-Hola. ¿Qué tal?

+Bueno, ahí andamos.

-Pues estoy bastante aburrida, no hay mucho que hacer.

+Jaja, yo estoy igual más o menos.

-Hm, no juegas a ningún juego online?

+No. Para dos o tres horas seguidas que paso en mi casa, no veo factible liarme con juegos.

-Oh vaya, ¿Es por el trabajo?

+No, es que tengo amigos y vida social, y la mayoría del día me lo paso fuera. A mis 22 años no voy a gastar tiempo en jugar a juegos pudiendo estar relacionándome con gente. Esa época ya pasó.

-Ah, pues vaya. Yo prefiero estar a mis 21 años divirtiéndome jugando y así almenos luego no termino con problemas con el alcohol y drogas como el resto de la gente.

+Menuda chorrada acabas de soltar, eso es irse de un extremo al otro. Si prefieres hipotecar tu juventud estando encerrada en un puto cuarto es tu decisión, pero si optas por lo contrario no tienes porqué terminar con "problemas de alcohol". Aparte de no mencionar el hecho de que mantener relaciones íntimas con otras personas se vuelve bastante difícil, a no ser que te dediques a tirarte a los pringaos que encuentras por los juegos.

-Claro, por jugar a juegos ya tiene que ser una persona un pringado... Ésto es lo que la sociedad siempre ve. En fin, cuando os deis cuenta de que los frikis somos personas tal y como vosotros igual os sábeis callar algunas cosas. Venga, hasta luego.
-------------------------------------------------------


Sólo que recordando la conversación y escribiéndola ya me han entrado ganas de estampar el teclado contra la pantalla. Vamos a intentar sacar cuatro puntos claros de los argumentos de ésta imbécil.


Punto número uno : Dejando de lado los juicios morales, ella es la primera persona que deja bastante claro que "EL RESTO DE LA GENTE" (o séase, los que no son unos putos payasos como ella), tienen problemas de alcoholismo y/o drogodependencia de salir por ahí. Sólo que esa generalización ya merece una hostia de proporciones bíblicas en toda la cara.

Punto número dos : Cuando una persona te deja claro que prefiere estar sola encerrada en su casa jugando a un jueguecito de rol que compartiendo experiencias en el mundo real, es que no tiene NINGÚN TIPO DE EXPERIENCIA QUE COMPARTIR.

Punto número tres : Si nos vamos a los oportunismos baratos como hace ésta individua, podríamos citar cientos de casos en todo el mundo que relatan depresiones, suicidios e inclusive asesinatos por los putos jueguecitos de rol de las pelotas.

Punto número cuatro : Los juegos son como todo. En exceso, te hacen perder parte de conexión con el mundo real. Obviamente, estamos hablando a gran escala. Conozco gente que se han echado a perder totalmente por el hecho de estar doce horas diarias encerrados en un mundo mágico lleno de putas setas parlantes y cerdos voladores. (Para mí, echar a perder significa no poder mantener ni dos minutos de conversación con esa persona.)

Punto número cinco : Sin tan siquiera mencionarlo, está dejando más claro que el agua que no ha follado en su puta vida. Si con 21 años estás más preocupado de alimentar a tu caballo alado que de echar un buen polvo, yo que tú me lo haría mirar. Una persona que afirma que salir por ahí comporta SÍ O SÍ problemas de alcohol, es una persona que no ha salido en su reputísima vida con nadie, y PREFERIR JUGAR A JUEGOS a salir o relacionarse, demuestra claramente que es totalmente novata e ignorante en temas sexuales.

Punto número seis : Todos los que salimos por ahí somos unos ociosos degenerados y pendencieros (y con problemas de alcohol, me reitero). No obstante, en cuanto le digo que tendrá que tirarse a los pringaos que se encuentra por los juegos, me salta con un pseudo-discurso moralista y estúpidamente incoherente, quejándose precisamente de lo que ella ha hecho en primer lugar, generalizar.

Punto número siete : Ésta tía se cree que aún existe el feudo, y la clase de las personas se distingue por alcurnias o linajes. Habla de "vosotros" y "nosotros" como si fuésemos de otro planeta. Igual se le ha metido tanto en la retina el puto mapa del League of Legends que me ve a mi como a un marciano.




¿Adónde quiero ir a parar? Me la suda en estéreo que ésta tía juegue a juegos hasta reventar o no. Me importa una repajolera mierda seca lo que haga en su puta casa, y me trae sin cuidado que no folle hasta los 50 años si no quiere. Lo que no soporto son las imbecilidades. No puedo con la imbecilidades, me sacan de quicio. Para escuchar imbecilidades me voy a un discurso de Rita Barberá o a un "mítin" de Ciutadans.


El quid de la questión no es que jugar o no jugar sea malo o sea bueno. El quid de la cuestión es creerte que tu camino es el único indicado, y defenderlo a base de gilipolleces como dos pianos de grandes. Si al menos argumentara las cosas de manera razonable incluso podría llegar a entender y respetar que alguien a los más de 20 años esté jugando a jueguecitos de duendes en un ordenador. Pero si todos los argumentos que tienes para defender tu planteamiento se centran en que si no estás jugando vas a "caer en las drogas y el libertinaje", definitivamente eres una gilipollas ignorante más grande que el Empire State.


Salir por ahí es malo. Beberte unas cervezas más de la cuenta es malísimo, MALÍSIMO. Estar con tus amigos (hablo de amigos a quien puedes palpar y ver, no de píxeles en una pantalla) y compartir el día a día o simplemente hablar de tonterías es peor aún. No salgas, salir es malo. Es muchísimo mejor no tener a nadie con quien hablar, y estar vegetando en una silla horas y horas fijando tu mirada en un puto mundo mágico y para más inri, gastando dinero en él.



juego.
(Del lat. iocus).
1. m. Acción y efecto de jugar.
2. m. Ejercicio recreativo sometido a reglas, y en el cual se gana o se pierde. Juego de naipes, de ajedrez, de billar, de pelota






Como bien dice mi querida Real Academia Española de la lengua, un juego es un ejercicio RECREATIVO. Para quienes no lo sepan, recreativo significa que recrea, o distrae en tu tiempo libre (o séase, un rato). Si TODO tu tiempo libre lo tienes que gastar en un jodido juego, ya le estás dando el uso para el cual NO ESTÁ CREADO. A la mina a picar piedra os mandaba a todos, idiotas.


Hostia puta, tener que estar diciendo éstas tonterías a las dos y media de la mañana, jodidos parásitos sociales. Si juegas 12 horas diarias deja de ser un juego, imbécil. Se convierte en tu alfa y en tu omega, se convierte en algo sin lo que no puedes vivir, y es justamente LO QUE ESTÁS CRITICANDO.




Al fin y al cabo lo único que me importa de alguien es su razonamiento. Me da igual que sea gamer, friki, transexual, fitofílico, fetichista o militante del PP. Si alguien es razonable, sus teorías pueden avalarse y su argumentario es extenso, yo lo respeto absolutamente todo. A quien no voy a respetar JAMÁS es a todo aquel que defiende lo que cree soltando sandeces, oportunismos, burradas y mostrando ignorancia en estado puro.



GILIPOLLAS.




















No hay comentarios:

Publicar un comentario