Desacuerdo con todo: Fatiga mundana.

miércoles, 15 de julio de 2015

Fatiga mundana.

Desde hace un tiempo me siento terriblemente desubicado en general. Siento que la gran mayoría de los círculos en los que estoy o he estado, apenas representan mis ideales o comparten mis creencias.

Me resulta terriblemente difícil encontrar interés en los temas de la gente con la que me relaciono día a día. Pero no es por hacerme el especial ni por creerme un erudito en todo, simplemente no me interesa casi nada de lo que me cuentan.


Realmente es un círculo vicioso. Son buenas personas y soy consciente de ello. Durante mucho tiempo, me he dedicado a seleccionar de la mejor manera posible la gente con la que juntarme, para así filtrar de alguna manera los enanos mentales y los imbéciles. Realmente estoy contento con el resultado, ya que puedo decir que puedo contar con personas que realmente valen la pena, y van a estar ahí si algún día lo necesito.


Lamentablemente, durante el día a día se tratan temas del día a día, y esos temas no me interesan una mierda. Seamos realistas, a la gente le gusta el salseo. A la gente le gusta criticar, les gusta hacer de los problemas algo de qué hablar y darle vueltas para poder todos opinar y montar un debate que de buen principio ya me parece una estupidez.



Pondré un ejemplo ; Hoy he quedado con una de esas amistades y me ha estado contando el conflicto que tuvo hace unos días con una tercera persona. Me contaba enfervorizado e indignado el motivo de la discusión y como se desenvolvió. Me lo contaba ofuscado, pero al mismo tiempo le veía disfrutando de contarme la bronca que se montó.



Mi lógica y manera de pensar me impulsó a decirle : "Lo que no entiendo es porqué te emperras en hacer una bola de nieve enorme de un tema que es una absoluta absurdez. No entiendo qué sacas tú y tus amigos de dar vueltas y vueltas a algo que no tiene vuelta de hoja. Si tanto te molesta algo de una persona o se lo haces saber, o no le hablas más. Es tan sencillo como eso."



En cuanto le dije eso me miró como miraríamos a un extraterrestre que acaba de bajar de un UFO. Como vio que no le seguí el rollo en absoluto, se abstuvo de hablarme en lo que quedó de noche.


Es decir : Si a la mayoría de gente que conozco les dijera lo que realmente pienso de sus problemas reales y los no reales (con no reales me refiero a esos problemas que realmente no lo son, si no que lo convierten en un problema para tener algo con que entretenerse), más del 90% de esas personas no me volverían a contar nada en absoluto. O séase, que en cualquiera de los casos debo fingir interés o almenos dar una opinión muy moderada para que esas personas sigan queriendo tener contacto conmigo.




Es tristísimo, pero es así. Yo no me considero un bicho raro, ni alguien con quien no se pueda hablar. Me gusta muchísimo debatir, muchísimo. De música, política, automoción, algunos deportes, recordar viejos momentos una y otra vez. Digamos que considero que se puede hablar conmigo de casi cualquier cosa.



Lo único que no soporto son LAS TONTERÍAS. Es lo único que no tolero a la hora de iniciar o mantener una conversación.




    ¿Qué considero yo una tontería y qué no? 



Verdaderamente, me ciño bastante a la definición de 'tontería' que nos proporciona la Real Academia Española :



Tontería.

1- Dicho o hecho tonto.
2-Dicho o hecho sin importancia.
3-Cosa de poca entidad o importancia.



Teniendo en cuenta que la importancia de un asunto es totalmente subjetiva dependiendo del individuo, pondré un sólo ejemplo más de qué me parece a mí una tontería, o una GRAN tontería.



La hermana de la prima de mi madre por parte de tatarabuela segunda ha hablado mal de mí. Ha dicho que soy un cabrón desalmado y que tengo un miembro viril de talla reducida. TONTERÍA.

Un amigo había hecho planes conmigo y me llama para decirme que le ha surgido otro plan. TONTERÍA.


Alguien me ha dicho algo que me ha molestado, sin embargo no tengo el valor suficiente para decírselo a la cara y prefiero calentarle la cabeza a una tercera persona contándole lo mal que me ha sentado. TONTERÍA.


Una persona 'X' me ha hecho algo de importancia leve (habladuría, mala cara, plantón y polladas de ese estilo) y le doy más bombo del que merece sólo por demostrar lo supermal que me ha sentado su actitud. TONTERÍA.



Una persona me pide perdón por algo que ha hecho o dicho, y en vez de aceptar esas disculpas prefiero romperle mostrando un orgullo totalmente innecesario para luego poder contárselo a los demás y demostrar la valía que tengo. TONTERÍA.




Toda esa clase de imbecilidades son las que NO DEBES CONTARME, bajo ningún concepto. Si me cuentas éstas soplapolleces, corres un alto riesgo de que no me importe un carajo y me limite a decir "sí sí", o "no no", o simplemente asentir o negar con la cabeza.



Si no estás contento con ésta reacción, NO ME CUENTES IDIOTECES. No me interesa un culo saber que le has puesto mala cara a alguien, o que te has molestado por una chorrada, ni que te has peleado con una amiga porqué le has dicho que está gorda. NO ME INTERESA, ME PARECEN CHORRADAS, ME PARECEN IMBECILIDADES.






Y estoy absolutamente seguro de que todas las personas que practican diariamente la prostitución mental dándole importancia a cosas que realmente no la merecen A VECES POR VOLUNTAD PROPIA, negarían todo ésto y me darían la razón ipso-facto simplemente por el hecho de contradecirme.



Aquí la cosa está en tener siempre la última palabra o la razón y conseguir la aceptación de los demás. La mayoría de relaciones humanas se reduce a eso, por lo que veo.


























No hay comentarios:

Publicar un comentario